¿Necesito un despacho privado o un puesto de coworking?

Elegir espacio

Esta es una pregunta que se realizan muchos profesionales, sobre todo los que empiezan. Se suele tener la idea que siempre se necesita un despacho privado y esto es un error, ya que la mayoría de los profesionales puede realizar su trabajo en un espacio común.

Ejemplo para un abogado

Pongamos el ejemplo de un abogado que empieza a ejercer. Este necesitará reunirse con sus clientes y tener privacidad. Sí, efectivamente esto es cierto, pero, ¿con cuantos clientes empieza? ¿cuantas reuniones va a tener realmente?

La verdad es que simplemente con un puesto compartido y puntualmente con salas de reuniones podría ejercer su profesión sin problemas y con un coste menor, algo muy importante cuando se empieza.

A continuación vamos a enumerar las ventajas de cada espacio sobre el otro.

Ventajas de un puesto compartido en coworking

  • Es más económico
  • Disponer de un espacio más amplio
  • Facilidad de comunicación con otros coworkers

Ventajas de un despacho privado

  • Privacidad
  • Un espacio en exclusiva

La solución

Por tanto y con la información indicada, podemos concluir que nos conviene un espacio compartido cuando cumplimos alguna de estas premisas:

  1. No necesitamos privacidad
  2. No tenemos demasiados ingresos
  3. Necesitamos privacidad, pero puntualmente
  4. Queremos tener comunicación con otras personas
  5. Queremos estar trabajando con otras personas, sintiendose parte de una comunidad

Necesitamos un despacho privado cuando cumplimos todas estas premisas:

  1. Necesitamos privacidad
  2. Tenemos clientes
  3. Tenemos suficientes ingresos

 

También te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *